martes, 30 de noviembre de 2010

Un e-mail y un cuento.


Querido Pablo: despues de la amena charla del otro dia, al escucharte , me quedo una energía y ansias de volar, no se si para subirme a un ultraliviano ja, pero si y eso si, me transmitiste el entusiasmo la osadia de lo que se siente cuando uno se anima a escuchar los mas profundos deseos, aquellos que desafian las reglas de lo comun, aquellos proyectos extraordinarios, anhelos de despegar...y luego tu pagina, una declaracion "permitido volar" me suena a permitido soñar, permitido intentar salirse de lo comun, de la rutina; permitido intentar lo nuevo; permitido ser Yo con mis deseos, mis sueños, mi naturaleza.
Y...no morir en la pavada General un flagelo que corta las alas.
Aqui va un cuento para compartir contigo, espero te guste.
Un abrazo
Sandra

Los pavos no vuelan.
Cuentan de un paisano de Catamarca, que se encontró un huevo muy grande, nunca había visto nada igual. Decidió llevarlo a su casa.
-¿Será de avestruz?- preguntó su mujer.
-No, no, es demasiado abultado- dijo el abuelo.
-¿Y si lo rompemos?- propuso el ahijado.
-Es una lástima, perderíamos una hermosa curiosidad- respondió la abuela.
-Miren, ante la duda, se lo voy a colocar a la pava que está calentando los huevos, tal vez con el tiempo, nazca algo- afirmó el paisano.
Y así lo hizo.
Cuenta la historia que a los 15 días nació un pavito oscuro, grande, nervioso, que con mucha avidez comió todo el alimento que encontró a su alrededor. Luego miró a la madre con vivacidad y le dijo entusiasta:
-Bueno, ¡ahora vamos a volar!
La pava se sorprendió muchísimo de la proposición de su flamante crío y le explicó:
-Mirá, los pavos no vuelan, a vos te hace mal comer tanto y apurado.
Entonces, todos trataron de que el pavito comiera más despacio, el mejor alimento y en la medida justa. Pero el pavito terminaba su almuerzo o su cena, su desayuno o merienda y les decía a sus hermanos:
-¡Vamos muchachos, vamos a volar!
Todos los pavos le explicaban nuevamente: ´´los pavos no vuelan, a vos te hace mal la comida``
El pavito fue hablando más de comer y menos de volar.
Así creció y murió….. en la pavada general. Pero no era un pavo, era un cóndor. Había nacido para volar hasta los 7.000 metros. Pero como nadie volaba….
El riesgo de morir en la pavada general, es muy grande. Como nadie vuela…
Muchas puertas están abiertas porque nadie las cierra, y otras puertas están cerradas porque nadie las abre.
El miedo al hondazo, es terrible. Pero la verdadera protección está en las alturas, especialmente cuando hay HAMBRE DE ELEVACIÓN Y MUY BUENAS ALAS.

Gracias Sandra.

Un día durante el invierno.

Había amanecido solo un par de horas atrás, el día estaba completamente despejado, como suele suceder allí en Traslasierra. Todavía est...