sábado, 1 de enero de 2011

Hagamos el 2011

El 2010 para mí fue un año fantástico, como lo fueron los anteriores y como lo serán los siguientes, ¿será que no puedo verlo de otra manera?, ¿seré un incurable optimista?¿será que para mí vivir es disfrutar?¿estaré mirando lo que me sirve y al resto no le doy poder? No sé, si se que si me preguntás te voy decir que fue fantástico.

En estos días he recibido muchos mensajes y saludos, y estoy agradecido por ellos, uno de ellos de mi mejor amigo, Luis, este decía así: ´´deseo que trabajes para conseguir lo que quieres``.

Esto me estuvo dando vueltas en la cabeza, y pensé: cuantas buenas intenciones que expresamos, tanto sea en forma de deseos para otros o para nosotros mismos, que quedan en una conversación no productiva, sin poder. Cuando escucho cosas como: ´´que en este 2011 se te cumplan todos tus deseos``, obviamente que escucho buenas intenciones y que agradezco ese lindo deseo, pero estos sueños no se cumplen así porque sí, mágicamente, sin que nosotros participemos.

Así que mi deseo, para este 2011, muy parecido al de mi amigo Luis es que cada uno de los que están leyendo esto, tenga el valor y el coraje, de hacer que lo que quieren que pase, pase. Que pasemos a un lugar de responsabilidad, donde cada uno se haga responsable de crear su vida como quiere que sea. De ustedes depende amigos.

Un abrazo, buenos vuelos y cielos azules.

El piloto disfruta del vuelo. (Cap. 3 del libro que estoy escribiendo)

Si me pregunto ¿qué encuentro en el vuelo?, o ¿qué es lo que hace que me guste volar?, me conecto rápidamente con placer y disfrute...