martes, 3 de mayo de 2016

Cuentos para Luca - La idea




Había una vez un personita hermosa que se llamaba Luca. Él tenía un abuelo que vivía a mil kilómetros de distancia, el abuelo Pablo. El abuelo quería jugar y hacer muchas cosas con Luca, pero estaban tan lejos que sólo era posible cuando el abuelo iba a visitarlo, y lamentablemente para los dos eso no sucedía muy a menudo.

Había pasado mucho tiempo, más de medio año, desde la última vez que se habían encontrado. El abuelo, que extrañaba jugar con su nietito, se puso a pensar que podía hacer para que no fuera necesario tener que hacer ese viaje tan largo. Pensó largo rato, todo un día y toda una noche se sentó a escribir ideas, pero ninguna lo convencía. Por la madrugada, cuando se asomaba el sol se quedó dormido en el sillón del comedor. Allí, mientras dormía, tuvo un sueño maravilloso. 
Cuando se despertó la cara del abuelo tenía una sonrisa, había una luz especial en su rostro, ese sueño era toda una idea, tal vez un poco descabellada y no muy creíble, pero se propuso llevarla a cabo ya que si había algo que había aprendido el abuelo en su vida era que existían cosas que pasaban en el mundo que no tenían explicación o que podían considerarse mágicas. Él ya había vivido muchas de estas cosas por lo tanto aprendió a confiar en ellas.

En el sueño pudo verse a sí mismo construyendo dos sencillos aviones de madera, uno del tamaño de él y el otro del tamaño de Lu. Eran muy simples, biplaza y sin motores, sólo iban apoyados en el suelo y a vista de todos no volaban y eran sólo un juguete. Pero en el sueño, el abuelo se encargó de que su nieto recibiera el avión de su tamaño y lo que sucedía era que, a pesar de estar tan lejos uno del otro, cuando Lu se subía a su avión, y el abuelo Pablo se subía al suyo, cada uno estando en sus respectivas casas, al momento en que se cerraban las puertas algo sucedía, ya que en ese instante, y hasta que las puertas se abrieran nuevamente, se encontraban los dos en el mismo avión, sobre una pista, listos para despegar.

7 comentarios:

  1. Que lindo volar juntos aunque a la distancia, compartir ese sueño y ese bello momento con tu pequeño nieto, esas cosas maravillosas que podemos realizar si lo pensamos y estamos convencidos de hacerlos realidad, ya no es sólo un sueño, es algo que nos está pasando y nos sentimos plenamente felices

    ResponderEliminar
  2. Querido Pablo gracias por el vuelo de ayer... la charla nos llevo a a distintos lugares de la vida, o como nos gusta decir a los soñadores... a donde el viento nos permitio llegar.
    Gracias por el viaje y el hermoso aterrizaje a la felicidad. Seba, el Bocha.
    P.d: cuando lo veas a Andrea dile que su hermano fue otro piloto de la vida que me permitido volar llevando a lugares reconditos de mi corazon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablito somos el grupo de muchachos con los q compartimos unos mates en paso de las tropas. Abrazo.

      Eliminar
    2. Hey, que lindo encontrarlos por aqui, muchas gracias por los mates de ayer y por estas palabras. Un abrazo grande a todo ese grupete, sigan disfrutando de la vida. Ojalá nos crucemos nuevamente.

      Eliminar
  3. Hola Pablo!! Me encantaría conseguir su libro... Está agotado...Es para un gran amigo con La pasión de "volar" ...Con curso de piloto y horas de vuelo encima...!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Magali, me quedan sólo 3 hasta la próxima edición. Contactarme al 03544 15 544960, y coordinamos el envío. O en el Facebook busca permitido volar.

      Eliminar

Dejame aqui tu comentario.

El piloto disfruta del vuelo. (Cap. 3 del libro que estoy escribiendo)

Si me pregunto ¿qué encuentro en el vuelo?, o ¿qué es lo que hace que me guste volar?, me conecto rápidamente con placer y disfrute...