miércoles, 10 de enero de 2018

El piloto es el responsable (1º parte)



Yo personalmente entiendo al piloto asociado con un hacer, como alguien que ejecuta un verbo, que en este caso es el de pilotear. No es alguien que estaba caminando y justo se tropezó y cayó en un avión, y ahora es llevado por el avión quien sabe hacia dónde, no, eso no es un piloto. Un piloto es alguien que disfruta de volar y que pasó por un aprendizaje para poder hacerlo, que seguramente habrá pasado por cosas que no le salieron hasta que haciéndolas comenzaron a salir bien, alguien que en ese aprender probablemente haya pasado por miedos, enojos, frustraciones, alegrías, sorpresas, y otras emociones que fueron parte de ese proceso de convertirse en piloto. Por lo menos así fue para mí.
Como piloto, conozco de aeronáutica, meteorología, técnicas de vuelo y  seguridad aérea, y dado que tengo esos saberes, me considero el responsable por el vuelo que voy a realizar. Esto quiere decir, por ejemplo, que si estoy por volar pero algo de la meteorología no me gusta, soy yo el que elige si despegar o no; o si en el descenso para el aterrizaje algo no me gustó, soy yo el que elige si aterrizo o si pongo potencia y vuelvo a subir. En esta manera de hacerme responsable incluyo mi cuidado.
Otra alternativa sería no tomar la palanca de mando del avión y viajar como pasajero, como un observador, en este caso no me hago responsable por el vuelo. Mucha gente vuela de esta manera, y eso está bárbaro. El tema es que a los que somos pilotos nos gusta comandar el avión, disfrutamos volando, pero del vuelo que nosotros mismos estamos generando. Sentimos los vientos, ráfagas o térmicas y nos gusta ir resolviendo como guiar al avión en esas circunstancias.
Con la vida, o mejor dicho con el vivir, pasa algo similar, puedo estar volando mi propio vuelo o puedo estar volando el vuelo de otro, esto es: puedo vivir haciéndome responsable por vivir la vida que quiero vivir o puedo vivir como si no fuera dueño de mi vida, sobreviviendo, esperando que los vientos soplen a mi favor, víctima de las circunstancias. ¿Estoy viviendo la vida o estoy siendo vivido por la vida? ¿Estoy viviendo o sólo estoy con vida?

Pilotear mi vida es una elección, es lo que yo elijo, pero para poder elegirlo hay algo que tiene que suceder primero, y es precisamente el poder distinguir que hay al menos estas dos interpretaciones diferentes. Elijo ser el responsable por mi vida o elijo ser víctima de las circunstancias, cómodo en la incomodidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame aqui tu comentario.

El piloto es el responsable (2º parte)

¿Qué es ser responsable? Culturalmente cuando hablamos de responsabilidad, le damos a esta palabra una carga, consideramos tener responsabi...