miércoles, 25 de abril de 2018

El piloto es el responsable (3º parte)


            Propongo otra manera de entender la responsabilidad que me han transmitido:

Responsabilidad = Respons-habilidad = Habilidad de respuesta

            Esta forma de ver la responsabilidad me ofrece más oportunidades, me abre posibilidades, pues hay involucradas en esta interpretación emociones diferentes a la anterior interpretación. Aquí me encuentro parado en la posibilidad, en la liviandad, en la libertad. Y son justamente estas emociones las que necesito para elegir hacerme responsable desde el bien-estar.
            Aquí podemos distinguir claramente entre obligación y responsabilidad, ya que en la obligación no hay ni liviandad ni libertad. Y después de todo ¿quién dice que estamos obligados?
Desde aquí, desde este lugar, cuando elijo hacerme responsable por algo estoy eligiendo responder, tener respuesta ante las circunstancias, ante lo que se presente, guiando que eso por lo que me hice responsable vaya hacia donde tiene que ir o llegue a donde tiene que llegar. Tiene lo estimulante, libre y desafiante de andar en ese espacio de incertidumbre, de no saber que va a suceder y ver como voy a responder a eso.
Cuando elijo hacerme responsable por algo estoy creando un nuevo mundo, estoy teniendo en mis manos el poder de construir el mundo que quiero para mí, ya que estoy eligiendo de qué cosas quiero hacerme responsable, de qué cosas son importantes para mí.
Entonces qué gran diferencia hay si elijo hacerme responsable por ejemplo de mi felicidad, de mi salud, de mi bien-estar, de mis relaciones, de mi situación económica, etc.
Pero cuidado, no es que por hacerme responsable esté el resultado garantizado, no sé lo que va a suceder, pero si sé que voy a estar presente a eso para tener una respuesta, como cuando estoy volando no sé si el viento va a soplar más fuerte, con ráfagas, pero si lo hace moveré pedales, palanca, potencia, lo que crea conveniente como la respuesta más adecuada.
¿Que generamos si no nos hacemos responsables? Nos transformamos en víctimas de las circunstancias y desde el lugar de víctima sufrimos y no tenemos disponible acciones, creemos que no podemos hacer nada, que es lo que nos tocó. La víctima tiene todo un discurso, toda una explicación para justificar lo que le pasó, a la víctima las cosas le pasan. Pero son solo explicaciones, con ellas o sin ellas nada cambia.
Interpreto al responsable como el hacedor y a la víctima como el espectador, uno juega el partido, el otro ve como otros lo juegan. El tema es cuando ese juego es nuestra vida, ¿voy a perderme la posibilidad de jugar mi juego?

1 comentario:

  1. Quiero hacerme responsable de lo que me pasa, de ser feliz y hacer felices a los demás,pero cómo me cuesta,claro es mas fácil verlo desde afuera,no sentirme parte de lo que me pasa,pero se que debo hacerlo,sino nunca voy a lograr un cambio positivo,pero lo quiero y por lo tanto voy a dirigir yo ese vuelo,para obtener un buen logro .

    ResponderEliminar

Dejame aqui tu comentario.

Mantenimiento y chequeo pre-vuelo (1º Parte)

El pronóstico decía que hoy iba a ser un día bastante feo, igual eso siempre es sólo aplicable a la meteorología, mi día va a ser como y...