sábado, 5 de mayo de 2018

El piloto es el responsable (final)


Veo de valor diferenciar responsable de culpable, ya que es frecuente esta confusión, sobre todo cuando algo no sale como esperábamos. Al decirme culpable de algo me estoy poniendo en un lugar de sufrimiento, me estoy juzgando de una manera que limita mis posibilidades, estoy cediendo poder, cuando me digo culpable, de nuevo, nada cambia. Por el contrario cuando me digo responsable es diferente, pues ante las mismas circunstancias anteriores me digo: ¿ok, como respondo a esto? ¿cuál va a ser mi respuesta?
Puede que suceda que, en determinada situación, sienta que no tenga disponible alguna respuesta. ¿Qué pasa entonces? ¿Qué hago ahora? Pues bien, ser responsable no quiere decir tener todas las respuestas a todo lo que pueda pasar, pero si no suelto mi responsabilidad ya aparece una nueva respuesta que puede ser pedir ayuda, pedir asistencia, y utilizar este espacio para generar reflexión y aprendizaje, ya que por suerte no somos fijos, rígidos e inamovibles.
Entonces sucede que tomando responsabilidades genero más oportunidades de aprendizaje, estos nuevos aprendizajes que ahora incorporo (hago cuerpo) no son otra cosa que desarrollo personal, por lo tanto resulto transformado en una persona más poderosa (de poder hacer, capacidad de acción).
En fin, interpreto que la palabra responsable me da poder de acción y elección.
¿Y para nuestro vivir? ¿Desde qué lugar actuamos? ¿Somos los pilotos de nuestra vida? ¿Nos hacemos cargo de vivir como queremos vivir?
Entonces, cuando digo que estoy siendo el piloto de mi vida, quiere decir que elijo hacerme responsable, ser el diseñador y constructor de ella, ser partícipe, disfrutando en el ahora y así ir construyendo mi futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejame aqui tu comentario.

Mantenimiento y chequeo pre-vuelo (1º Parte)

El pronóstico decía que hoy iba a ser un día bastante feo, igual eso siempre es sólo aplicable a la meteorología, mi día va a ser como y...